Día mundial de la marioneta

El arte del titiritero

Martha Llanos Zuloaga

Foro-Red Paulo Freire

Directora Arte y Educación Popular

El teatro de títeres sigue ampliando su trayectoria a nivel mundial. Tenemos gente comprometida que, cual peregrinos, sigue caminando para que esta propuesta teatral perdure. El día 21 de Marzo ha sido dedicado mundialmente a la reflexión sobre los títeres y los titiriteros. Su propuesta  es reciente, surgió hace 10 años, cuando la UNIMA (Unión Internacional de la Marioneta) decide designar el día 21 de marzo como DÍA MUNDIAL DEL TITERE y por qué no incluir “del Titiritero”, ya que el titiritero es el alma del títere y no viven el uno sin la esencia y presencia del otro.

En la naturaleza del títere, como es conocido, se conjugan las artes plásticas y las artes escénicas. El títere tiene otro lenguaje y se hermana con otro arte que lo crea y le da vida: La plástica.

Es una escultura, arte-objeto,  que encierra un lenguaje visual a partir del material con que está hecho, de la forma como ese material fue usado, de la o las metáforas que expresa o contiene. Es precisamente en materia plástica y visual en donde el títere puede encontrar un mayor desarrollo.

Martha Llanos Zuloaga “Títeres de Dedo – Puno”

En el mundo actual cada vez más cargado de estímulos visuales, el teatro de títeres se ajusta a este nueva demanda social, el hombre de estos tiempo necesita que el mensaje sea inmediato, directo y sin mayores esfuerzos. El títere por su naturaleza pictórica, escultórica y visual, logra ser síntesis del mensaje, de un mensaje de vida. Es así como el títere, en su carácter estético, logra construir metáforas y símbolos que ayudan a la claridad en la escena o el mensaje para el público.

El teatro de títeres es un arte joven y sabio. Su desarrollo requiere de un tratamiento integral que entienda toda la lógica del cuerpo, del movimiento y es necesario también que entrene su mente, en la amplia concepción de las “Artes escénicas”, pudiendo así desarrollar diferentes técnicas interpretativas. El teatro de títeres se vale de diversos medios para desarrollarse, pues como arte no tiene aparentes límites, siempre apela al lenguaje plástico, crea convenciones que fascinan, metáforas que alimentan la creatividad y conducen a un mundo donde toda creación es posible para la magia de audiencias de todas las edades.

Es importante recalcar que, en nuestra era tecnológica, el internet, la animación,los efectos sonoros, luces y otros se desarrollan vertiginosamente;  sin embargo,  el trabajo artesanal de la confección de los títeres y el esfuerzo físico de las actuaciones de los titiriteros en la representación de la realidad en vivo, la “magia” de un muñeco hace que fluyan las emociones, las reflexiones y transporten a quien lo ve a un mundo más humano. Es por ello que hubo un slogan “…Involucra a los títeres en tu vida, no te vas a arrepentir”.

TITERES EN EL PERU

Haciendo un poco de historia, se cuenta del precursor de los titiriteros el llamado “Ño Valdivieso”. Su presencia data del siglo XIX, era todo un  personaje muy creativo y genial, Manuel Valdivieso, conocido como “Ño Valdivieso”. Un joven inteligente,  sin educación formal, mulato alto y delgado, gracioso por naturaleza, talabartero de oficio, que deleitó a muchas generaciones, especialmente de niños. Su vasto repertorio totalmente creado por sí mismo, incluía tipos nacionales y farsas originales de verdadero mérito. Con gran amor y paciencia se propuso obtener una técnica adecuada, haciendo él mismo sus muñecos y encontrando la  manera de animarlos con cañas e hilos. Creó así personajes, como Don Silverio, Mamá Gerundia, Orejoncito, Chocolatito, copia de los vecinos del barrio. Llegó así a tener más de trescientos personajes, con todos los vecinos del barrio. Con ellos hizo sus presentaciones que se convirtieron en las farsas perfectas para diversión del barrio.

Niños Jugando con los Títeres

Ño Valdivieso tenía agudas críticas sociales y más diestro en la técnica de los títeres, hizo ciertas obras de gran espectáculo, como EL COMBATE DEL 2 DE MAYO, LA CORRIDA DE TOROS, (en donde el perdedor cómico era el torero), EL CIRCO AMBULANTE (con un extraordinario  maromero que encantaba con sus saltos y que llevaba al colmo de la admiración cuando se quedaba sin cabeza, y comenzaba a jugar con ella en sus pies).

Ahora en el siglo XXI tenemos una pléyade y personas que con muchos esfuerzos continúan este arte, algunos para orgullo nuestro, han trascendido el ámbito nacional. Es así que me referiré a 3 personajes inolvidables en este campo, el primero Don Felipe Rivas Mendo quien en su reciente testimonio, luego de 50 años de estar dedicado a este arte, nos dice… “los titiriteros somos itinerantes por naturaleza, ser titiritero es ser un intermediario entre los dos mágicos mundos: entre los títeres y los niños; y cuando hablo de niños, hablo de todas las edades”. Nos reitera, lo que decíamos en párrafos anteriores, “a través de los muñecos aflora el niño interior del adulto”. Es así que, Don Felipe nos insiste que el valor de los títeres es enorme y recuerda sus efectos, aún en las cárceles donde ha actuado muchas veces.

Don Felipe Rivas Mendo es de Chiclayo, ex alumno del colegio Melitón Carvajal, formado como actor profesional y titiritero autodidacta, maestro pionero. Ha fomentado la  investigación y la aplicación moderna de estos dulces muñecos. Es decir, va más allá del uso recreativo del títere que todos amamos. Su labor más incesante está en la incorporación de títeres en el campo educativo, como una estrategia metodológica de gran poder para el aprendizaje, la interacción, comunicación alternativa y la ludoterapia (en especial para niños con problemas psicológicos o de habilidades distintas).

Asimismo ha podido incluir la difusión de nuestro folclore a través de las danzas típicas, incorporando la célebre “Danza de tijeras”, “La marinera” o el “Son de los diablos”, en el lenguaje de los títeres y ha homenajeado a los grandes autores peruanos, como Vallejo, Vargas Llosa y Arguedas, entre otros.

El año pasado Don Felipe celebró sus bodas de oro como titiritero y sigue siendo aclamado profesionalmente. Como persona mantiene siempre esa ecuanimidad, sencillez y dulzura de las personas sabias. En reserva, sin aspavientos, realizó su indesmayable trabajo para muchas generaciones. Verlo y escucharlo en su versión propia de El leñador y El rey de las aguas, un clásico de la literatura universal, es una vivencia extraordinaria, allí muestra innumerables voces y su dominio de la escena.

KUSI KUSI

Otro grupo exponente del arte de los títeres y en este campo va un tributo a la presencia femenina en este arte. Kusi Kusi (ALEGRIA, ALEGRIA) con sus grandes exponentes, Victoria Morales y Gastón Aramayo, quienes la fundaron en 1963 y ya próximas a cumplir también bodas de oro. Continúan luego de grandes peregrinaciones nacionales e internacionales en el local de la Cabaña.

Lo más relevante es que dentro del mundo de los títeres la presencia femenina no estaba muy fortalecida y es así como en el año 2007 se inauguraron los Encuentros Internacionales “Títeres en Femenino” en Bilbao, mucha gente se sorprendió del proyecto aludiendo que en el mundo sólo habrían un puñado de titiriteras mujeres y así se acuño la frase célebre, “si no son más de diez”.  Sin embargo, con la motivación de  estos encuentros y de todas las actividades que se realizan durante el año, se alentó a dar espacio especial para la labor creativa de muchas mujeres en un arte, que según algunos estudiosos se identifica mucho con lo masculino, que llena sus capítulos de historia, libros, homenajes… con nombres de hombres.

Así nació el premio ”Mariona Masgrau”, que toma el nombre de una extraordinaria titiritera catalana. El primer premio fue para ella cuando había fallecido y con gran orgullo en el 2010, “Vicky Morales” recibe el premio Mariona Masgrau, otorgado a mujeres titiriteras por el Centro de Documentación del Arte de los títeres de Bilbao y, un año después, el premio Gorgorito por Unima-Madrid, ambos en España.

De los Kusi Kusi, mis recuerdos estarán siempre en ese niño andino que, por casi cinco décadas nos evoca acerca de nuestra identidad, de nuestros valores ancestrales y nos divierte con sus aventuras con mantequilla.

Los muñecos de Comas, son más recientemente una nueva propuesta colectiva que cobra cada vez más relevancia en la vida comunitaria de un barrio.

Finalmente y a modo de corolario quisiera aportar con nuestros títeres de dedos que nuestras mujeres tejedoras de Puno tejen con tanta dedicación y habilidad, personalmente los utilizo y comparto en mis viajes cuando trabajamos temas de derechos de niñez, de valores, ellos son parte del programa que diseñe llamado Embajadores de Paz y en donde se trata de fomentar los valores básicos de solidaridad, cooperación, honestidad y entusiasmo para un mundo mejor. Nuestros niños embajadores de paz vinieron a participar en la celebración del día del juego y de la educación inicial y dieron muestras de ser unos narradores y titiriteros incipientes con grandes potenciales.

Aquí dos mensajes por el día del Títere y los Titiriteros uno es El Mensaje del Día Mundial del Títere 2012 que este año correspondió a Joan Baixas, pintor y marionetista, creador de espectáculos y performances con gran contenido visual basados en pintura en vivo y en directo, video proyecciones y manipulación de objetos, contando historias contemporáneas breves. Dirigió el Festival de Teatro Visual y de Títeres de Barcelona, así como numerosos eventos. Ha trabajado también para televisión, moda y publicidad. Ha publicado poesía, y artículos sobre sus experiencias profesionales internacionales.

Con gesto decidido cerramos periódicos y noticiarios y brindamos por el arte y la fraternidad, hoy es día de fiesta, celebramos el Día Mundial de la Marioneta.

No podemos olvidar el dolor, la realidad de las desgracias y penurias que afligen al mundo, pero precisamente porque no queremos olvidar, nos damos el compromiso de celebrar la dignidad humana, el afán insaciable de afirmar la vida frente a la mala fortuna y la muerte.

El arte, es un canto a esta dignidad, reúne en una marea continua a las generaciones pasadas y futuras, las culturas y los clanes, en torno a la poesía. El arte establece la complicidad de la mirada entre personas que se maravillan juntas, creador y espectador, en la exploración de lo desconocido. Todo acto artístico es un grano de arena en el engranaje de la realidad.

El arte de la marioneta se dirige a estos objetivos a buen paso. Cada vez que animamos un personaje firmamos una declaración de independencia. Hija rebelde de las artes de la imagen y de la palabra, de la interpretación y de la narración, la marioneta afirma el compromiso con la inocencia, paraje de la felicidad y convoca también el otro extremo, la crueldad: la inocencia es importante, es armoniosa y fértil, como manifiestan Jerry o Cursaba, Miró o Arsenia y tantos otros; a la crueldad, conviene tomarle las medidas del traje y mirarle a la cara con sarcasmo.

“El animal vive en la naturaleza como el agua dentro del agua” (Meleada). La marioneta vive en el imaginario como el agua dentro del agua. Territorio donde la razón linda con los flujos de la animalidad y del vegetal, de la tierra y del agua, el imaginario es la reserva de energía de personas y tribus y la marioneta campa por él como un rey, no analiza, no interviene, prospera.

“El signo diferenciador del animal humano es la animación y la primera animación que hace el hombre son los dioses. La animación nos hace personas.” (P.Sloterdijk). La mordacidad de esta reflexión filosófica impregna de humor el acto principal del titiritero: dar vida a lo inanimado y convocar a las personas en torno a esta brujería.

Hace ya algunos años, un puñado de marionetistas tuvo el acierto de crear una organización para potenciar los intercambios internacionales. UNIMA, convertida ya en una realidad consolidada y extendida a todo el mundo, es ahora más necesaria que nunca, para dirigir los esfuerzos gremiales hacia los objetivos del arte y la dignidad humana.

Así, loemos a los dioses por concedernos esta profesión, agradezcamos a nuestros abuelos la creación de UNIMA y celebremos el esplendor del arte del imaginario, brindemos por la marioneta.

Asimismo el mensaje nacional de este año correspondió a Walter Zambrano Villanueva, actor y titiritero, director del grupo “Estudio de Actores-Teatro de Cámara” – Lima, miembro fundador de “Los Juglares”, Teatro de títeres -Trujillo. Zambrano, formó parte del Teatro rodante “El Arriero”, que por los años 70, recorrió Costa, Sierra y Selva del país llevando los Títeres, el Teatro y el Mimo.

Por los caminos…Los pueblos se alegraban cuando se anunciaba la llegada de los “muñecos que hablan”. Cada casita de los caseríos o aldeas abrían sus ventanas y puertas, asomando las caritas de los niños andinos pintadas por el frío, festejando el jolgorio de la función. Lo he vivido en anteriores tiempos, cuando paseábamos nuestros sueños de divertir y enseñar en el Perú profundo, dirigiendo un grupo conformado por Pablo, Azucena, Guillermo y Marcelino. Era un programa gubernamental. Recorríamos los pueblos con nuestros juveniles ímpetus, en un camión de color naranja de peculiares características que llamaba la atención por denominarse “El Arriero”. Este camión, tenía una ventanita lateral que recordaba a un pequeño retablillo, por donde se asomaban los títeres. Pero en las noches de cielo estrellado y de función, el camión íntegro se transformaba para brindar la magia del espectáculo. Se abrían las paredes, se develaba un escenario, se colocaban columnas de soporte, se extendían cables, se colgaban  telones, se conectaban luces y se acrecentaba el sonido. ¡Todo se transformaba ante la mirada inquieta de los pobladores!  ¡Esa noche, era la gran noche!

 El público ávido de emoción se entregaba a la comunión que se suscitaba con los incomparables muñequitos de tela, lana y cartón, que asomaban sus caritas y pequeños cuerpos en los brazos levantados que sosteníamos con emoción inolvidable. Al término de la función se desarmaba todo, se desarticulaba meticulosamente parte por parte, con la colaboración de los asistentes, hasta que en medio de todo lo que se cubría, ¡aparecía el camión!, como si fuera la calabaza mágica de La Cenicienta, que nos cobijó mientras vivíamos el sueño de la representación… Al día siguiente, continuábamos nuestro camino… Cuando nos afincábamos un tiempo en una ciudad o pueblo de la región, impartíamos los cursos que llevábamos preparados y, recibíamos felices a toda la colectividad ansiosa de aprender algo de  lo que habíamos mostrado en las funciones. ¡Qué ansias de aprender! ¡Qué deseos de saber de los niños y jóvenes de muchas comunidades!

Hoy deben ser muchos  los grupos que ofrecen títeres en sus pueblos. Y muchos que recuerden ese cajón rodante de madera, pintado de naranja llamado “El arriero”. ¡Cómo no amar a los títeres, que nos abren las puertas de los pueblos y los corazones de la gente!  Como  nosotros, en todas partes, usando diversos medios y materiales, se levanta una vez más el telón de las maravillas. ¡Qué sería del hombre, sin el juego, sin la fantasía, sin los muñecos, sin las historias imaginadas, sin los poetas, sin una gran familia como son los títeres!

Celebremos hoy día, como en todo el mundo, en los espacios comunes a toda escala y material, jugando a ser creadores de otros destinos. Salvarnos del abuso, de la arbitrariedad, de la injusticia, a cambio de la risa y admiración, por la gracia del arte y la destreza de los pequeños personajes que nos hacen sensibles y fuertes. Alabados y aplaudidos sean los que aún están con nosotros y,  a la voz de “!tercera llamada!”, se contagian con los sueños de millones de niños y jóvenes en todo el mundo. Y que los que viajaron a la eternidad, permanezcan celebrando una función perpetua en nuestros corazones.

Gracias, mí querida Luci Astudillo (“Los Juglares” de Trujillo). Gracias compañero, Pablo Arrasco (“Títeres Pepín y El Arriero” de Chiclayo). Gracias compañero, Guillermo Callegari (Teatro rodante “El Arriero” de Chiclayo). Gracias Maestro, Mario Herrera (Grupo “Antarita” de Huacho). Gracias amigo, Tomás Temoche (Grupo “Yawar de Lima”). Seamos eternos niños, verdaderos hombres…

Posted on 20 de Enero de 2017 in Artículos, Uncategorized

Share the Story

About the Author

Back to Top