Celebrando el arte del teatro. Boal y el teatro del oprimido

Martha Llanos Zuloaga, PhD*

Directora de Arte y Educacion Popular.

Foro Paulo Freire Peru.

“El Ser se vuelve humano cuando descubre el teatro”.

“Todo ser Humano es Teatro!

 A.Boal

El tema del Arte ocupa un lugar relevante en el calendario mundial de celebraciones de este mes de marzo. El día 20 de marzo ha sido indicado como el día mundial de la narración oral, y el 27 de marzo día mundial del teatro. Estas celebraciones nos permiten reflexionar sobre las perspectivas del arte en el campo de la educación y la transformación social.

Es a  través del arte que tenemos la representación simbólica de los rasgos espirituales, materiales, intelectuales y emocionales que caracterizan a una sociedad o  a un grupo social, su modo de vida, su sistema de valores, sus tradiciones y creencias. El arte, como un lenguaje que permite la dinámica  de los sentidos, transmite significados que tienen un valor más allá del uso de la palabra o de los lenguajes de discurso, la fuerza de la danza, la de la música y el teatro como lenguajes mucho más unificadores que la palabra.

Es el arte el que hace  posible re humanizar a las personas, sensibilizarlas con la integración de todos los sentidos como herramientas de expresión y de comunicación, el arte como una herramienta social y política.

Hemos aprendido con Paulo Freire a rechazar la segregación cultural en la educación. Las décadas de lucha para salvar a los oprimidos de la ignorancia sobre ellos mismos nos enseñaron que una educación libertaria tendrá éxito sólo cuando los participantes en el proceso educativo sean capaces de identificar su ego cultural y se enorgullezcan de él. La función del arte en la formación de la imagen de la identidad le otorga un papel especial.

El arte es un lenguaje único para desarrollar la empatía, apoya también en la construcción de la  solidaridad. Como indicara Dan Barón Presidente de la Asociación Mundial de Arte  “el arte es mucho más que visualizar el pasado, el presente y el futuro, el arte tiene esa capacidad de crear intimidad y empatía y con esto es posible entender al otro, es posible arriesgar y crear lo nuevo”.

*Directora Relaciones Internacionales. Arte y Educación Popular. Foro Red Paulo Freire.Peru

Según Willy Pinto Director del Teatro Maguey indica “…aprender, es una forma de recordar, y recordar como plantea Eduardo Galeano, viene de  re – cordis, volver a pasar por el corazón: Entonces, en un mundo cada vez más escindido y fragmentario, aprender y enseñar, debería ser en primer lugar reintegrar la conexión entre el cuerpo, la cabeza y el corazón. Un proceso compartido de creación e intercambio, una experiencia liberadora que permita  a las personas involucradas  recuperar y construir su condición de individuos, y de llegar a la construcción colectiva.”

Es así que bajo esta perspectiva en esta ocasión quisiera hacer un tributo a la memoria de Augusto Boal, creador del Teatro del oprimido, Boal a lo largo de 4 décadas dedicados al teatro nos dice: Cada ser humano es capaz de actuar: para sobrevivir, necesariamente tenemos que producir acciones y observar esas acciones y sus efectos sobre el mundo exterior. Ser Humano significa ser Teatro: la coexistencia del actor y el espectador en el mismo individuo.

El Teatro del Oprimido ofrece a cada uno el método estético para analizar su pasado, en el contexto de su presente, y para poder inventar su futuro, sin esperar por él. El Teatro del Oprimido ayuda a los seres humanos a recuperar un lenguaje que ya poseen – aprendemos como vivir en la sociedad jugando al teatro. Aprendemos como sentir, sintiendo; como pensar, pensando; como actuar, actuando.

La premisa básica del Teatro del Oprimido es que todas las relaciones humanas debiesen ser de un tipo dialógico: entre hombres y mujeres, entre razas, familias, grupos y naciones, el diálogo debiese siempre prevalecer. En realidad, todos los diálogos tienen la tendencia de transformarse en monólogos, los cuales crean la relación opresores-oprimidos. Reconociendo esta realidad, el principio fundamental del Teatro del Oprimido es el de ayudar a restaurar el diálogo entre los seres humanos. El Teatro del Oprimido es un ensayo para la realidad.

Paulo Freire decía “… Sueño con una sociedad reinventándose de abajo hacia arriba, donde todos tengan derecho a opinar y no apenas el deber de escuchar. Este es un sueño históricamente viable, pero demanda que la gente anteayer hubiese descruzado sus brazos para reinventar esa sociedad”.

Según Boal, en el Teatro del oprimido se vive un proceso de pensar y construir juntos en una forma dinámica, que a diferencia de otras experiencias teatrales fomenta y fortalece la creatividad del “espectador” para convertirlo en un “espect-actor”, encontrándose la propia sorpresa del descubrimiento y las propuestas que genera el público. El espect-actor permite ahondar en el material rico de diversos contextos, idiosincrasia histórica, cultural y social. Los espectadores intervienen en un contexto para cambiar el rol del protagonista. Al entrar en el escenario cuestionan con su actuar una realidad representada y proponen a partir de su interpretación alternativas diferentes en el actuar. Hacen ejercicios de cambio de realidades sociales a través de sus intervenciones en la escena teatral. Se trata de transformar al pueblo, “espectador”, ser pasivo en el fenómeno teatral, en sujeto, en actor, en transformador de la acción dramática.

En este tipo de experiencias se representa el mundo para que sea transformado, y el teatro brinda esa posibilidad, como un espejo que muestra virtudes y defectos, y en el que se puede ahondar. A este tipo de teatro lo llamo Boal “Foro” porque brinda la posibilidad de usar el debate dentro de la obra. El teatro-foro es la forma más difundida del teatro del oprimido y  nace en el Perú en los inicios del año 70 cuando Paulo Freire y Augusto Boal estuvieron en Perú apoyando la campana de Alfabetización durante la Reforma Educativa del Perú.

Las enseñanzas de Boal causaron mucha controversia, y él fue marcado un activista cultural – que la década de los 60 los golpes militares brasileños vieron como una amenaza. En 1971, a poco de que su primer libro del Teatro del Oprimido fue publicado, Boal fue arrestado, atormentado, y  exiliado. De sus recuerdos de la época de creación del Teatro del Oprimido en Brazil  Augusto Boal indica   “…me acuerdo que en el escenario  salíamos a actuar con pánico, no sabíamos quien estaba del otro lado. En medio de ese clima, la única posibilidad era crear alguna alternativa. Pero ¿qué queríamos salvar? ¿A la gente? ¿Al teatro? Lo que queríamos, en principio, era llegar a la gente través del teatro.”

Ilse Schimpf-Herken del Instituto Paulo Freire de Berlin, Alemania nos reitera que el Teatro Foro ofrece la posibilidad de elaborar temas de realidades difíciles, reproducirlas en el escenario, cambiar las relaciones de poder y los conflictos a partir del cambio de roles de los espect-actors.  Permite que las personas articulen problemas sociales (violación de los derechos humanos, violencia intrafamiliar marginación y cualquier tema pertinente de la vida real en roles específicos).  A través de la intervención de un “espect-actor” en el teatro-foro se produce una interpretación diferente, se cambian las constelaciones de poder y todos los actores tienen que confrontarse  y tal vez  adaptarse a la nueva situación.

El mensaje del día del teatro en 2009 estuvo a cargo de Augusto Boal quien al poco tiempo falleciera fue su último mensaje y entre sus aportes nos expresa la ética del teatro cuando refiere:”…Veinte años atrás, yo dirigí Fedra de Racine, en Río de Janeiro. El escenario era pobre: en el suelo, pieles de vaca, alrededor, bambúes. Antes de comenzar el espectáculo, les decía a mis actores: Ahora acaba la ficción que hacemos en el día a día. Cuando crucemos esos bambúes, allá en el escenario, ninguno de vosotros tiene el derecho de mentir. El Teatro es la Verdad Escondida.”

El uso del teatro como herramienta de transformación personal y social es ampliamente señalada, hemos visto innumerables efectos en países en conflicto, en situaciones de conflictos armados y en el fomento de la paz.

En India Jana Sankskriti es el grupo que en Kolkata ha hecho del teatro del oprimido un movimiento social, Mukthadahara es el Festival mundial organizado cada dos anos. En el último tuve la oportunidad de presenciar la enorme fuerza transformadora, portadora de expresiones auténticas de las masas de la India, aquí les comparto algunas escenas del grupo con su director Sanjoy Ganguli, todos los actores facilitadores son miembros de la comunidad que como actores expresan y denuncian la opresión.

Precisamente en el mensaje del año 2011 en el día del Teatro Jessica A. Kaahwa,  dramaturga, actriz, directora y maestra de teatro de Uganda;  respetada internacionalmente por su trabajo humanitario, en sus trabajos de campo utiliza el teatro y los medios como una fuerza constructiva, así como para mejorar la salud, en las zonas de conflicto. Ella nos dice “…Os exhorto, en este Día Mundial del Teatro, a reflexionar sobre esta posibilidad y a proponer al teatro como herramienta universal de diálogo, transformación y reforma social. Mientras las Naciones Unidas gastan colosales cantidades de dinero en misiones de paz por todo el mundo, por medio del uso de las armas, el teatro es una alternativa espontánea, humana, menos costosa y de lejos, mucho más poderosa.

Con este tributo y reconocimiento al Arte del Teatro nos sentimos mas fortalecidos y unidos para seguir contribuyendo a la transformación personal y social.

Posted on 20 de Enero de 2017 in Artículos, Uncategorized

Share the Story

About the Author

Back to Top